Yoga en parejas se convierte en la mejor opción

Yoga en parejas se convierte en la mejor opción

Este 14 de febrero tenemos una razón para celebrar la existencia del yoga como una disciplina capaz de cambiar tu relación contigo mismo y hacer que te quieras con tus virtudes y tus defectos, pues para dar amor a los demás hay que empezar por quererse a uno mismo.

Y es que practicar yoga como un estilo de vida nos enseña que amarnos a uno mismo es amar la vida, dejando los miedos para conocernos mejor, cuidando nuestro cuerpo, meditando para tener calma y serenidad ante los problemas, viviendo la vida desde el amor pues significa vivir en armonía y paz.

Yoga en parejas

Coincidiendo con la celebración del día de San Valentín, practicar yoga en pareja es la mejor manera de celebrar el amor y quizás pueda ser un buen regalo para sorprenderla (lo).

La práctica del yoga en pareja o acroyoga surge del estilo hatha yoga  y consiste en combinar acrobacias con la disciplina del yoga. La base del acrogoya está en la confianza ya que a través de un trabajo en equipo se consigue un gran dominio del cuerpo en un solo movimiento promoviendo la complicidad y fortalecer la relación con la pareja.

“Aunque al principio las posturas en pareja pueden ser algo arriesgadas está práctica tiene como principal beneficio aumentar la confianza a la otra persona. Además se incrementa la conexión y la complicidad entre las parejas, y al realizar las posturas se trasmite energía entre los dos”, señala Karla Luna, CEO y Fundadora de Lāal, marca de ropa y accesorios para yoga.

Como todos los tipos de yoga, la práctica del yoga en parejas o acroyoga aumenta la energía y la capacidad respiratoria, mejora la fuerza y flexibilidad, facilita nuestra capacidad de expresión, serena la mente, entre otros beneficios.

Regala amor, regala Lāal

Para mejorar la experiencia de todas las personas que practican yoga y que cada vez demandan accesorios que satisfagan la exigencia de esta práctica brindando la seguridad y comodidad que necesitan las posturas nace Lāal, marca peruana de ropa y accesorios.