Tu piel después del verano: 5 consejos para cuidarla

Tu piel después del verano: 5 consejos para cuidarla

Se acaba el verano y nuestra piel ha quedado dañada por los rayos UV. No importa si fuiste a la playa, o si decidiste ir a relajarte al campo, incluso estando en la ciudad, el sol ha estado presente todos los días, considerando que este año se registró una temperatura mayor a 30°, una de las más altas en los últimos años.

La Rambla San Borja organizó un conversatorio con Selma Aguilera, reconocida esteticista, quien brindó 5 consejos para cuidar la piel después de esta temporada veraniega:

1. Exfóliate. La exfoliación permite dar suavidad a la piel y eliminar las células muertas. Puedes comprar un exfoliante dermomédico o puedes prepararlo en casa utilizando avena y miel, yogur con grasa o inclusive papaya. Se debe poner el producto en toda la cara y, con un pedazo de gasa, hacer movimientos circulares de abajo hacia arriba. Puedes exfoliarte también con escobillas o con toallitas para retirar el limpiador. Es importante no hacerlo sobre la piel irritada.

2. Hidrata tu piel. La hidratación de nuestra piel debe ser dentro y por fuera. Usa cremas hidratantes, tomando siempre en cuenta tu tipo de piel. Asimismo, busca productos con ácido hialurónico, aguas termales y urea, ya que son altamente hidratantes. Por otro lado, no olvides consumir por lo menos 1 vaso de agua por cada 10 kg. de peso, y evitar tomar más de dos tazas de café o té por día para evitar heridas en la boca y deshidratación.

3. Usa protector solar. El protector solar es importante no solo porque nos protege de los rayos UV sino porque cuida nuestra piel de las manchas y del envejecimiento. Recuerda que, mientras más alto es el Factor de Protección Solar (SPF), podrás exponer tu piel al sol durante más tiempo. Si en caso tu piel se dañara por el sol, aplica aloe vera en gel para repararla.

4. Infórmate sobre los productos que usas. Es necesario identificar nuestro tipo de piel para saber qué productos son los más adecuados, asimismo, no olvides leer siempre las etiquetas de los productos. Por otro lado, es importante saber reconocer los cambios en nuestra piel conforme los vamos utilizando, para así identificar cuándo es el momento adecuado de hacer un cambio de producto. Recuerda que, cada cierto tiempo, tu piel se acostumbra a un producto.

5. Cuida tus hábitos. La alimentación, el ejercicio y las sustancias que consumimos afectan nuestra piel. Por ello, es importante mantener una alimentación balanceada y alcalinizar nuestro cuerpo consumiendo bebidas saludables como jugo de limón con agua tibia en las mañanas. Además, evita el consumo de carne y grasas en grandes cantidades, así como el cigarro y alcohol. El estrés y no dormir suficientes horas también afecta nuestra piel, por lo que la organización en el ámbito laboral y personal es sustancial para tener una vida equilibrada.