Miles de palmicultores alistan gran movilización a Lima

Miles de palmicultores alistan gran movilización a Lima

Ledgard Arévalo, presidente de la Junta Nacional de Palma Aceitera del Perú (JUNPALMA PERÚ), anunció una próxima movilización hacia Lima de los palmicultores de la selva peruana, como protesta por la importación desleal de biodiesel de soya argentino. Afirmó que Petroperú y Repsol se niegan a comprar biodiesel nacional de palma, prefiriendo el biocombustible importado con subsidios y dumping de Argentina, cerrándole así la puerta al Perú para ingresar al mercado del biodiesel y perjudicando a la industria nacional.

Arévalo hizo un pedido al Gobierno Central para garantizar la sostenibilidad de los esfuerzos por pacificar zonas de emergencia como el Alto Huallaga. “La mayor cantidad de agricultores que se dedican a sembrar palma optaron por ese producto alternativo, en vez de dedicarse a cultivos como la coca. Si en los próximos años no hay mercado para la palma, muchos de los palmicultores podrían retomar el cultivo ilegal”, afirmó.

El incremento de las importaciones ha incidido negativamente en el sector palmicultor, dañando la cadena productiva. INDECOPI constató que el daño a la producción nacional responde al ingreso de biodiesel argentino subsidiado y con dumping. Las cuatro plantas de biodiesel peruanas han tenido que paralizar sus operaciones en los últimos años, afectando directa e indirectamente la economía de más de 30 mil familias.

No compran al Perú

En el 2003 se promulgó la Ley de Promoción de los Biocombustibles, con el objetivo de crear un mercado para los cultivos alternativos a la hoja de coca; para ello se dispuso la mezcla obligatoria de diésel con 2% desde el 2009 y con 5% a partir del 2011.

“El Perú es el único país del mundo en donde a pesar de existir esa obligación de mezcla, se prefiere comprar biodiesel de otros países; primero fue Estados Unidos y luego Argentina. Nosotros nos comprometemos con la palma, miles pequeños agricultores han hecho inversiones en conjunto por más de 80 millones de dólares que hoy se ven en peligro porque no tenemos a quien vender nuestro fruto”, sentenció Ledgard Arévalo, presidente de JUNPALMA PERÚ.

“Los palmicultores tenemos una gran oportunidad para desarrollarnos en el mercado del biocombustible, pero Petroperú y Repsol se resisten a comprarnos. Prefieren gastar 200 millones de dólares anuales para importar a los argentinos a precios dumping, dañando nuestra cadena pero si beneficiando a los productores de soya argentinos”, señaló Ledgard Arévalo.

Pin It on Pinterest

Share This