La evolución del Vino Peruano

La evolución del Vino Peruano

Este fin de semana, el vino peruano estuvo de fiesta en el parque de la amistad donde se celebró el II Salón del Vino Peruano, iniciativa de Cata Privada que busca fomentar el consumo del vino seco en nuestro país. Y estuvimos allí para compartir con Ustedes nuestra experiencia.

Uvas nativas: Tendencias

Catalogadas como cepas exóticas y novedosas desde algunos años los winelovers lo aprecian y destacan desde que reconocidos winemakers lo integran en su propuesta de cartera. Originarias de Francia, España e Italia, se adaptaron con éxito en terruños latinos y hoy muy en voga.

En 2015, visité Chile y la uva país destacó de las visitas a bodegas que emprendía alrededor de una semana. La versatilidad de su uso en varietal, blend y espumoso era noticia del día en mi paladar. Entre tintos variados hasta el delicioso espumante “Estelado Rosé” de Miguel Torres que disfruté en Cepas 21 y que sigue la ola rosa de mi querida Soledad Marroquín.

En Argentina, se vive algo muy similar así como en España con el Listán Prieto en Canarias y Pedro Ximénez en Andalucía. En Estados Unidos, Eslovenia y Grecia también marca tendencia. Y en el Perú, uvas pisqueras presentes en el evento, marcaron su presencia como novedades.

La uva negra criolla, es una uva de piel oscura originaria de Castilla – La Mancha, España que conquistó terruños de Sudamérica y tomando otros nombres como en Chile (uva país) y Argentina (criolla) y en los últimos años bodegas de gran trayectoria apuestan por producir y promocionar vinos con uvas autóctonas con la finalidad de revalorizar cepas locales como diferenciación en la estrategia de marca.

Así iniciamos viaje y de entrada nos encontramos con a la bodega “Viejo Molino” de Moquegua con su negra criolla que destacó el año pasado en su primera edición. “La región de Moquegua lleva más de 200 años de historia vitivinícola. En los siglos XVI al XIX, dicha región producía 7 millones de litros y era la más importante del Perú”, comparte Javier Coaila.

Ya con el gobierno militar de Velasco (1968) muchos productores perdieron sus tierras y desde el 2007 esta empresa familiar busca revalorizar la región, sus vinos y piscos y así recuperar el mercado que marca la historia. El terruño y clima apoyan a estos logros según comenta Javier mientras finalizábamos la foto de rigor.

Esta uva es la más importante de cultivo en Sudamérica y en el Perú su uso principal es para la elaboración de macerados y acholados (pisco) que en los últimos años lo vemos en varietales de pisco y en vinos tintos secos y con precios que bordean los S/. 25 soles que en este tipo de ferias uno aprovecha en adquirirlas ya que aún no se encuentran con facilidad en la capital. Otras bodegas asistentes con negra criolla fueron “Tinajas de Moquegua” y Juan 2:21 de Arequipa.

Asimismo otra uva pisquera presente, fue la Torontel y Moscatel con propuestas jóvenes que de seguro escucharemos en adelante y con fuerza así como la presencia de buenas propuestas de vinos blancos, donde el Chenin Blanc fue el protagonista.

Chenin Blanc: la uva del ceviche

Es una uva blanca de color amarillo verdoso de origen Francés del Valle del Loira, que desde 1400 es reconocida bajo dicho nombre. Actualmente, países como Argentina, Estados Unidos, Francia, Chile y Sudáfrica son los mayores productores de esta cepa.

En Argentina, por ejemplo, existen más de 4000 hectáreas plantadas y la cifra tiende a crecer. Mientras que en Sudáfrica el 30% de sus viñedos corresponde a esta variedad. Y Perú no está excepto del beneficio de su uso en sus etiquetas más comerciales. De naturaleza flexible, rescata vinos melosos y amigables desde su versión seca, semi secos y ligeramente dulces. También se usa como corte en la elaboración de espumantes.

Una cepa donde sus aromas más destacados son la avellana, damasco, durazno, mango, miel, ananá, té, flores blancas, entre otros. En boca el Chenin Blanc, se expresa con una acidez muy equilibrada, aparecen sabores como manzanas, duraznos, nueces, avellanas y miel. Por ejemplo, Tabernero Chenin Blanc 100% varietal que lleva tiempo en el mercado y aún sin reconocimiento en la gastronomía peruana. Este amigable y refrescante vino marida muy bién con un ceviche clásico ó un tiradito al aji amarillo -recomienda Marianella Avila, jefe de imagen de la marca- presente en principales restaurantes de Lima y Provincias así como supermercados del país. Así que no hay pretexto para no disfrutarlo y lo mejor a un precio por debajo de los S/. 20 soles si lo tuyo es calidad-precio ésta es tu etiqueta.

Otras bodegas peruanas también lo utilizan como blend con su propuesta Chenin Blanc/ Sauvignon Blanc como Montesierpe y Fina Rotondo interesantes también y con precios por debajo de los S/. 30 soles y de igual manera con presencia en supermercados principalmente. Etiquetas destacadas

Otro de mis favoritos del fin de semana, fue sin duda el Sauvignon Blanc 2018 y su Extra Brut de Intipalka; seguido del Rosado de Finca Rotondo elaborado con 100% Malbec, un gran descubrimiento. En tintos, los reconocidos Tacama Selección Especial con su Alicante Bouschet y su Blanco de Blancos 2017 con el mix sauvignon blanc, viogner y chardonnay. Y porsupuesto, el Cabernet Sauvignon de Alvarado Reyes.

El Perú fue el principal productor de uva y vino en Sudamérica. Y hoy el consumo per cápita es de 1.8 litros por año.  Si cada uno de los eslabones de la cadena desde los productores, restauradores, comerciantes, consumidores e influenciadores, colaboramos con su consumo y difusión; estoy segura que el incremento podrá reflejarse en breve. Muy aparte de los grandes retos de producción y barreras de entrada que enfrentan las bodegas locales como la alta competencia y la discriminación de muchos peruanos que prefieren comprar un vino importado versus uno nacional. Hagamos un lado nuestro prejuicio e intentemos disfrutar más de nuestros vinos con nuestra galardonada cocina.

Y recuerda la vida es muy corta para tomar malos vinos. ¡Cheers!

Fotos del II Salón del Vino Peruano: www.facebook.com/2058235917583117