El 30 de marzo es el Día Mundial del Lápiz

El 30 de marzo es el Día Mundial del Lápiz

El 30 de marzo es el Día Mundial del Lápiz; una ocasión para reflexionar sobre un objeto cotidiano que sigue siendo la herramienta básica indispensable de la comunicación humana, la creatividad y el aprendizaje a pesar de todos nuestros avances técnicos, digitales y virtuales. El Diccionario de Inglés de Oxford define un lápiz como un instrumento para escribir o dibujar, que consiste en una varilla delgada de grafito o una sustancia similar encerrado en una pieza de madera larga o fija en una caja cilíndrica.

Los niños en la escuela escriben sus primeras letras a lápiz. Los lápices se utilizan para diseñar casas y coches, para anotar las listas de compras y crear literatura mundial. Desde su creación en el siglo XVI, este utensilio ha inspirado a los grandes y famosos, desde Johann Wolfgang von Goethe y Vincent van Gogh a Pablo Picasso, Günter Grass y Karl Lagerfeld.

El lápiz fue capaz de conquistar el mundo en el siglo pasado gracias principalmente al espíritu pionero de un empresario alemán: Lothar von Faber (1817-1896), que convirtió su negocio familiar en Spitzgarten en Baviera en una marca global. Como cuarta generación de su familia al frente de la empresa, realizó mejoras decisivas en términos de calidad, abrió canales internacionales de producción y distribución y construyó una marca con una excelente reputación. Lothar von Faber optimizó las propiedades de la mina del lápiz, permitiendo así que se produjeran diferentes grados de dureza. Además, descubrió y aseguró los mejores recursos de materias primas en el mundo: grafito de Siberia y madera de cedro de Florida. Los legendarios lápices “Polygrades” indelebles fueron seguidos por modelos hexagonales con el “A.W. Faber “, convirtiéndose en los primeros instrumentos de escritura de marca del mundo. Von Faber estableció una red de distribución global que finalmente llegó hasta China.

El visionario francón (oriundo de Franconia) también moldeó la historia con su estilo de liderazgo, ofreciendo a sus trabajadores seguridad social mucho antes de que esto estuviera consagrado en la ley. Fundó un plan de seguro de salud de la empresa, el Lebensversicherungs-Bank, estableció instalaciones educativas y deportivas y presionó por una Europa unificada.

Son estos valores los que Faber-Castell, el principal fabricante de lápices del mundo, impulsa hasta el día de hoy. Qué tanto Von Faber dio forma al ADN de la compañía se puede ver en las festividades que marcarán el bicentenario de su nacimiento el próximo mes de junio: una exposición y charlas especiales en el castillo de Faber-Castell que honrarán la vida y el trabajo de este pionero del lápiz así como una re-edición de un modelo histórico, demostrando la belleza atemporal de sus diseños.