El 11 de abril es el Día Internacional del Parkinson

El 11 de abril es el Día Internacional del Parkinson

Estimulación Cerebral Profunda (ECP) es la tecnología desarrollada por Medtronic para reducir los síntomas que padecen los pacientes de Parkinson y mejorar su calidad de vida. El proceso implica la colocación de electrodos en el cerebro y un dispositivo, llamado neuroestimulador en el pecho, que permite mejorar los síntomas motores y por consiguiente mejorar su capacidad para realizar actividades diarias.

Medtronic, compañía mundial y pionera en tecnología médica, servicios y soluciones; desarrolló en los años 50 el primer marcapasos de la historia. Precisamente, aplicando esta tecnología a los trastornos neurológicos diseñó la ECP hace más de 30 años en el que se han operado exitosamente a más de 150 mil pacientes. En el Perú la solución está disponible desde el 2003, llevada a cabo con resultados positivos.

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que actualmente la padecen un promedio de 6.3 millones de personas en el mundo. Se trata de un mal que afecta las células nerviosas del cerebro que controlan el movimiento; su desarrollo es progresivo y los síntomas aparecen de forma gradual. Sin embargo, entre las distintas terapias que existen para tratar la enfermedad, la Estimulación Cerebral Profunda tiene un alto índice de efectividad, para pacientes que tengan 4 o más años de diagnosticados.

Medtronic, por su parte, viene realizando avances importantes para tratar enfermedades como el Parkinson. En el país se cuenta con especialistas aptos para realizar la operación en las clínicas Tezza y Delgado, además de en EsSalud, lugares a los que pueden recurrir los pacientes que cumplan los requisitos para operarse.

Cabe señalar que los resultados que se obtengan serán mejores mientras más precoz sea el tratamiento por medio de la terapia; por lo que, si usted es un paciente de Parkinson o conoce a alguien con la enfermedad, debe saber que es importante tratarse a tiempo.

Finalmente, se debe tomar en cuenta que, aunque el tratamiento no cura el Parkinson al igual que las demás terapias a base de fármacos que se puedan recibir, ayuda significativamente, hasta en un 53%, a controlar los síntomas frente a otras terapias.