¿Crédito revolvente o cuotas?

¿Crédito revolvente o cuotas?

La tarjeta de crédito puede ser una aliada importante si la utilizas adecuadamente. Como consumidor debes llevar un control responsable de las compras que realizas y las fechas en las que debes cancelar tu deuda. El ABC de la Banca del BCP (www.abcdelabanca.com) te explica las alternativas existentes al momento de usar el famoso plástico en una compra.

Crédito normal o también llamado revolvente

Son compras con tarjeta de crédito pero sin cuotas, es decir que pagarás el total del valor del producto adquirido al cierre de tu ciclo de facturación. Optar por esta alternativa puede ser la más conveniente, siempre que tengas la seguridad de poder pagar el total de tus compras a fin de mes. Te recomendamos cancelar el total de tu deuda antes de la fecha límite y así evitarás pagar intereses. Esto último se cumple sólo si no tienes una deuda anterior.

Recuerda que debes conocer los tiempos clave de tu tarjeta. El día de cierre es la fecha en la que se genera tu estado de cuenta y corresponde al último día del ciclo de facturación, que es de aproximadamente un mes y va desde el día de cierre que elegiste hasta el mes siguiente. No olvides revisar tu fecha límite de pago porque es el último día en el que debes cancelar tu deuda del mes para estar al día con tus pagos.

Cuotas

Son compras con tarjeta de crédito, pero en cuotas, es decir, pagarás el total del valor del producto adquirido en la cantidad de meses que hayas elegido. Si sabes que no podrás pagar el total de tu consumo al finalizar el mes, ésta es la opción que más te conviene. Al acceder a este tipo de compra pagarás intereses por el dinero financiado. Para determinar la cantidad de cuotas en la que dividirás la compra, ten en cuenta que a menor número de estas, acabarás de pagar la deuda en menor tiempo y con menos intereses. Sé consiente del monto que puedes cancelar cada mes y elije un número de cuotas de acuerdo a tu posibilidad económica.

Estar al día en tus pagos es fundamental para llevar un adecuado control de tus finanzas. Recuerda que tener muchas tarjetas de crédito es un mal hábito, ya que puede generar la tentación de gastar más de lo que tu presupuesto lo permite.

Pin It on Pinterest

Share This