Cómo pueden las empresas promover la equidad de género

Cómo pueden las empresas promover la equidad de género

La participación de la mujer en el mundo laboral afronta diversos desafíos, entre ellos está la participación en el sector informal, ya que solo 23.9% de las mujeres ocupadas cuentan con un empleo formal. A esta situación se suma la brecha salarial, que en el 2015 se encontraba por 29,7% según el INEI.

“Esta cifra preocupa enormemente, pues empuja a que siempre sea el trabajo de la mujer el que sea prescindible a la hora de tomar una decisión de reducción de jornada por necesidades de conciliación”, comentó Alejandra Osorio, directora de Adecco Training and Consulting.

La cultura presencialista de las empresas peruanas es otro reto a la hora de ingresar al mercado laboral, pues es una realidad que las mujeres requieren de más tiempo para atender a los hijos pequeños. Esto no sería un inconveniente para el éxito laboral si las empresas estuviesen orientadas a resultados y no al tiempo dentro de la oficina.

“Este freno se debe entre otras cosas, a lo difícil que se hace conciliar la vida personal con la laboral, tanto por lo extensa de la jornada de trabajo como por la falta de corresponsabilidad por parte de los hombres en las tareas del hogar, muchas veces generada por las propias mujeres, quienes se apropian de estos quehaceres”, agregó la vocera de Adecco.

Acciones para incorporar la equidad de género en las empresas

1. Incorporar cambios en la cultura y el estilo de liderazgo:
– Tratar la diversidad de género como un valor.
– Comunicar su compromiso con la igualdad de género.
– Formar a todos los profesionales con equipos a su cargo en la gestión de la diversidad de género y en el uso más eficiente de medidas de conciliación.
– Fomentar la visibilidad de las mujeres.

2. Impulsar medidas de flexibilidad para todos los profesionales, mujeres y hombres:
– Gestionar y desarrollar el talento desde los principios de igualdad de género.

3. Hacer seguimiento de la diversidad:
– Obtener indicadores sobre la presencia femenina.
– Medir los resultados y establecer un proceso de mejora continua.

En suma, todo indica que aún es un reto para las mujeres peruanas incorporarse al mercado laboral porque deben equilibrar las aspiraciones profesionales con las responsabilidades familiares y ante esto, las empresas son cada vez más conscientes de esta realidad y están tomando medidas para disminuir las brechas de género.