Cómo disfrutar la experiencia de decorar un espacio en pareja

Cómo disfrutar la experiencia de decorar un espacio en pareja

Un 70% de parejas habría atravesado una situación de tensión en su relación por el hecho de decidir el estilo para decorar o amoblar un espacio de vida en conjunto.

Y es que, en los últimos tres años en Perú, como en Latinoamérica, se ha registrado un incremento en el número de hombres que se involucran en esta decisión. Así, del 10% que lo hacía en 2013, para este año la cifra llega al 40%, dejando atrás el mito de que la decoración es una responsabilidad más bien femenina.

Dicha situación tensa se manifiesta sobre todo cuando se trata del primer hogar, pues cada integrante de la pareja quiere dejar huella y marcar el espacio en función de su experiencia anterior. 6 recomendaciones básicas que deberían tener en cuentas las parejas para poder definir un estilo propio al decidir adquirir muebles y decorar el espacio conjunto:

Hacer una lista de las actividades que les gusta llevar a cabo en el espacio. Tener claro qué le gusta hacer a ambos es clave para que el espacio sea funcional y así elegir los muebles se acoplen a las necesidades de cada uno. Por ejemplo, si uno de los integrantes de la pareja disfruta de leer en la sala y al otro le gusta invitar amigas a cenar, pueden optar por un sofá con chaise longue o reposacabezas removible para disfrutar de la lectura y asegurarse que este mismo sofá tenga varios módulos para los invitados, junto con el número adecuado de butacas para que puedan aprovecharlas socialmente.

Buscar un estilo neutral. De esta forma ambos se sentirán cómodos e identificados con el espacio al tener un estilo entre lo masculino y lo femenino. Es muy importante mantener un balance e involucrar al otro para que se sienta partícipe del proceso.

Ser justos con los elementos que se llevan del hogar previo. En el caso en que cada uno tuviera un hogar previo y están interesados en escoger cuáles muebles o accesorios llevar de sus antiguos departamentos. Una forma justa de definirlo, sugerida por la coach de decoración Kirsten Steno, es componiendo el hogar con 40% de elementos propios, 40% de elementos de la pareja y el 20% de objetos escogidos entre los dos.

Mantener la libertad para redecorar juntos. Lo más práctico es tener un 80% de decoración neutral, la cual debe estar compuesta de colores como blanco, gris, negro y beige. Así, se tendrá la libertad de jugar con el 20% restante al agregarle colores más vivos. Este 20% se podrá renovar con facilidad a través de accesorios y elementos que permitan cambiar el estilo con un presupuesto reducido.

Hacer de la iluminación un aliado. Es sugerible considerar siempre colocar lámparas que le brinden calidez al espacio. Estas ayudarán a complementar los espacios a nivel decorativo y, si se dejan encendidas en los momentos íntimos, harán que el espacio se torne mucho más romántico.

Recordar que el espacio cuenta una historia. No solamente la luz y los muebles adecuados componen el hogar. La historia personal es la protagonista. Por esto, un ejemplo de cómo traer a la vida recuerdos felices o lugares a los que planean ir juntos es crear un espacio en la pared para colocar fotos, mensajes o elementos de valor sentimental. Esto personaliza el espacio y puede inspirar a la pareja para seguir construyendo más momentos felices.

Cabe destacar que, a lo largo de sus más de dos años de presencia en el mercado peruano, BoConcept ha podido asesorar a cientos de parejas que decidieron vivir juntas por primera vez. Ayudándoles a definir y estilo propio que atienda las necesidades de ambos integrantes.

Pin It on Pinterest

Share This