Apendicitis es la causa más común de cirugías de emergencia

Apendicitis es la causa más común de cirugías de emergencia

La apendicitis consiste en la inflamación del apéndice y no siempre presenta síntomas claros, por lo que a veces se confunde con otras afecciones como alteraciones ginecológicas, lo que retrasa el diagnóstico. Esta enfermedad se ha convertido en una de las causas más comunes de la cirugía abdominal de emergencia, por lo que debemos aprender a reconocer sus primeros síntomas. La evaluación clínica del especialista es fundamental junto con una ecografía que ayude a determinar el diagnóstico. En caso de duda, se efectúa una tomografía computarizada e incluso por medio de una laparoscopía.

Como señala el cirujano laparoscópico de la Clínica Auna Bellavista, Roberto Dammert, esta dolencia ocurre por lo general después de una obstrucción del apéndice por heces, tumores u otras causas. Sus síntomas pueden variar y es muy difícil el diagnóstico en muchos casos. Sin embargo, uno de los primeros síntomas es el dolor alrededor del ombligo, que al principio es leve y luego se vuelve más intenso.

Es posible que el paciente presente pérdida de apetito, náuseas, vómitos y fiebre moderada. A medida que la inflamación avanza, el dolor migra a la parte derecha inferior del abdomen y se concentra directamente sobre el apéndice en un lugar llamado el punto de McBurney.

Roberto Dammert de la Clínica Auna Bellavista, advierte que ante los primeros síntomas descritos se debe acudir de inmediato a un centro de salud, ya que si se presenta perforación del apéndice el dolor puede disminuir brevemente y la persona puede sentirse aliviada, pero ello genera un cuadro más peligroso llamado peritonitis que agudiza el dolor. Este dolor puede empeorar al caminar o toser y es posible que la persona no quiera ni siquiera moverse.

El apéndice es un órgano pequeño de forma tubular con un canal o túnel dentro adherido al intestino grueso ubicado en la parte inferior derecha del abdomen. Contiene una gran cantidad de glándulas linfáticas y si se inflama ocurre esta terrible dolencia.

Este órgano puede ser extirpado desde temprana edad sin generar efectos adversos para la salud y en fases tempranas la aproximación laparoscópica es la mejor opción con una recuperación del alta al día siguiente de la cirugía.

La prevención de una apendicitis no es posible. Si existe la sospecha de apendicitis, es importante actuar rápidamente y acudir al centro de salud más cercano.

En el caso de los niños, los padres deben estar muy alertas porque los síntomas son difíciles de identificar. Estos pueden ser además de fiebre, pérdida de apetito, náuseas y vómitos, estreñimiento, diarrea, escalofrío y estremecimiento.

En especial los niños y los adolescentes, son los más propensos a sufrir una apendicitis. Especialmente, si su rango de edad se encuentra entre los 10 y los 30 años de edad.