6 hábitos a reemplazar para ser más felices en el trabajo

6 hábitos a reemplazar para ser más felices en el trabajo

Esquemas organizacionales más horizontales, mayor flexibilidad de horarios, homeoffice, oficinas con espacios abiertos que promueven la interacción entre jefes y trabajadores… Mucho se ha hecho ya para mejorar el clima laboral de las empresas peruanas, con el fin de promover una mejor productividad en sus colaboradores. Y a pesar que se han conseguido importantes resultados, estas acciones aún no logran impactar de manera trascendental en el nivel de compromiso de los trabajadores.

Un reporte de Gallup sobre el estado de los lugares de trabajo en el mundo indica que en Perú sólo el 16% de trabajadores están comprometidos con su empresa, mientras que el 62% no lo está. Por otro lado, existe un 21% de colaboradores que están completamente desmotivados; ellos, no sólo viven disconformes, sino que desestiman cualquier iniciativa o acción por más positiva que esta sea.

Durante la charla de lanzamiento de la alianza entre el portal especializado en búsqueda y publicación de empleos líder en Latinoamérica, Bumeran.com y The Edge Group, el director general para Colombia de esta última empresa, José Fernando Agudelo, explicó que el compromiso laboral está íntimamente relacionado con cuán feliz se es en el trabajo, siendo la felicidad un estado que depende en un 90% de la persona/trabajador, y sólo un 10% de los beneficios o facilidades que su empresa le brinde.

Está científicamente comprobado que la implementación y desarrollo de una cultura de Felicidad en el Trabajo impacta significativamente en el compromiso de los colaboradores de una empresa, y por ende, en el incremento de su productividad.

Según un estudio del Dale Carnegie Institute, un trabajador comprometido es 202% más productivo que uno no comprometido. Por ello, la Felicidad en el Trabajo es en una poderosa herramienta de productividad y rentabilidad para las empresas.

Para Freddy Kamt, director comercial del portal Bumeran.com, implementar y desarrollar una cultura de Felicidad en el Trabajo también contribuye sobremanera a la retención y reclutamiento de los mejores talentos, “no sólo porque potencia el compromiso en los colaboradores, sino porque promueve un mejor clima laboral que aporta interna y externamente a la reputación de una empresa, convirtiéndola en un lugar donde todos quieren trabajar”.

El representante de Bumeran dijo que esta alianza es parte de la misión que tienen como empresa de sumar valor agregado al servicio que brindan a sus clientes, acercándoles las últimas tendencias del mercado laboral, que contribuyan, no sólo a la labor de reclutamiento, sino también a una mejor dinámica que aporte a su crecimiento.

Pero ¿cómo hacer para ser felices en el trabajo, donde posiblemente existe mucha sobrecarga de trabajo, el sueldo no es muy bueno o quizá se debe lidiar con un jefe injusto? José Fernando Agudelo dice que todo parte del prisma con el que se elija mirar las cosas.

Compararse con los demás. Hacerlo muchas veces nos lleva a enfocarnos más en lo que nos falta, que en aquello que se tiene, favoreciendo sentimientos de ansiedad o tristeza.

No vivir en el presente. Todo lo que anclamos en el pasado trae consigo nostalgia y todo lo que proyectamos en el futuro crea ansiedad. Por ello, es mejor vivir el momento y trabajar con lo que se tiene en el aquí y el ahora.

Etiquetar o asumir. Apresurarnos a dar un juicio sobre una persona o situación en base a lo que se cree o presume, puede llevarnos a tomar decisiones equivocadas y poco convenientes, además de no aportar positivamente a nuestras relaciones interpersonales.

Enfocarse y/o quedarse en el problema. Hacerlo no sólo nos evita ver las fortalezas, lo cual nos ayuda a vivir en un estado positivo. También impide que podamos distinguir las oportunidades que vienen con cada inconveniente, como la posibilidad de aprender algo nuevo, de descubrir que somos capaces de vencer los retos, etc.

Envidiar. Sí, la envidia es un sentimiento natural, pero también muy tóxico para nuestra vida. Recordemos que la mente es como un disco duro que puede llenarse de `desperdicios´ si lo permitimos. En cambio, podemos elegir canalizar un sentimiento como este de otra manera, como por ejemplo, haciendo que eso que deseamos y no tenemos nos impulse a mejorar.

Tomar oportunidades por miedo a perderlas. Vivir pensando en que tenemos que tomar la oportunidad para evitar que se nos escape, nos aleja de las prioridades. Lo mejor es enfocarse primero en aquello que necesitamos concretar, en lugar de ir saltando de oportunidad en oportunidad. Ir por la vida persiguiendo oportunidades no hace feliz.