4 motivos para que un diabético incorpore el magnesio

4 motivos para que un diabético incorpore el magnesio

Desde hace muchos años se conoce que los pacientes diabéticos sufren de pérdida de magnesio. De acuerdo a estudios, los pacientes diabéticos tipo 2 son hipomagnesémicos, tienen bajo nivel de magnesio en la sangre, en un 25% a 38%. Además, tienen una baja ingesta de magnesio en sus diversos procesos de alimentación.

Se estima que el índice de diabetes en adultos en el mundo en 1995, era del 4% y los investigadores proyectan que se eleve a 5.4% para el año 2025. De acuerdo a estas proyecciones, el número de adultos con diabetes en el mundo se elevará de 135 millones a 300 millones, lo que hace que el incremento de esta enfermedad se de en 0.42% en países desarrollados y en un 1.7% en países en vías de desarrollo, originando una gran carga en la salud pública.

A propósito de recordar este 14 de noviembre el Día Mundial de la Diabetes, el reconocido médico peruano, José Luis Pérez-Albela explica a través de su libro El Magnífico Magnesio que “para los diabéticos, el magnesio es fundamental. Un estudio de la consultora Gallup, realizado en 1995 a 500 adultos con diabetes, reportó que el 83% de aquellos con diabetes estaban consumiendo, por márgenes significantes, muy pocos niveles de magnesio en las comidas. El magnesio es necesario para la producción, función y transporte de la insulina. La deficiencia de este mineral, se asocia con la resistencia a la insulina e incrementa la reactividad de la plaqueta”.

El especialista detalla 4 motivos para incorporar el magnesio en la alimentación diaria de una persona con este padecimiento a fin de controlarla y optimizar su tratamiento:

1. Mejora la sensibilidad a la insulina, sustancia que tiene las mismas propiedades que la hormona de ese nombre y que se emplea en el tratamiento de la diabetes. Así, el paciente podrá asimilarla mejor.

2. Cuidan a los pacientes con diabetes tipo 2. Los niveles adecuados de magnesio retrasan el inicio de la diabetes tipo 2 y protegen contra sus complicaciones devastadoras: las enfermedades cardiovasculares, retinopatía (enfermedad común del ojo entre diabéticos, causada por cambios en los vasos sanguíneos de la retina) y nefropatía (enfermedad del riñón).

3. Facilita el metabolismo del azúcar. El magnesio mejora la secreción de insulina, hormona producida por el páncreas que se encarga de regular la cantidad de glucosa de la sangre.

4. Estimula la circulación de la glucosa en el cuerpo. El magnesio ayuda a la insulina a transportar la glucosa al interior de las células. Sin esa ayuda, la glucosa se acumularía en los tejidos, causando estrés glucémico y daños.

Cabe resaltar que el doctor Pérez-Albela destaca al médico italiano Mario Barbagallo, reconocido a nivel internacional por sus investigaciones sobre enfermedades de la tercera edad, como referente científico del estudio del magnesio y su impacto en la diabetes. Por ello rescata muchos de sus aportes para sus libros. Entre algunas de sus contribuciones, Mr. Barbagallo ha detallado que el ion magnesio tiene un papel clave en la regulación de los efectos de la insulina y en la captación celular de glucosa mediada por la insulina.

Pin It on Pinterest

Share This